lunes, 3 de enero de 2011

2000-2010

Después de leer el post del día de hoy de Lanezi, se me ocurrió escribir esto. Aclaro que es un post muy muy instrospectivo y que probablemente, si no me conoces personalmente, no te resultará entretenido leerlo. Sobre aviso no hay engaño :).

Hoy por la mañana volví al trabajo luego de una semana de vacas locas. Me desperté inusualmente temprano y en la comodidad de las cobijas calientitas estuve haciendo un recuento de mi vida entre 2000 y 2010.

Empecé mi vida laboral (formal) en el año 2000. Desde entonces soy económicamente independiente, quizá no tenga mayor relevancia, pero para mí sí la tiene jejeje.

En 2002 llegué a Mty. Luego de pasarme toda mi vida en casa de mis papás, con todo lo que esto conlleva, descubrí que me tocaba ser responsable de todas mis decisiones. Afortunadamente mis papás hicieron un buen trabajo al hacer que distinguiera claramente lo que estaba bien de lo que estaba mal, pero aún así resulta que yo era dueña de mí misma como nunca antes lo fui (y era algo que me encantaba). No digo que de repente no disfrutara tocando la delgada línea de los límites, solo que siempre fue más fuerte mi superego que mi id.

En esta década, tomé las decisiones más importantes de mi vida. No todas fueron las más apropiadas, pero no hay una de la que actualmente me arrepienta. Creo que de no haberme equivocado en algunas cosas, no podría apreciar en su justa dimensión algunas otras que hoy son indispensables en mi vida.

Es un hecho que de no haber salido de mi ciudadcita yo no sería la misma. No estoy diciendo que no sería feliz, evidentemente sería distinta, tendría otra vida. La cosa es que me gusta la que elegí vivir.

No me arrepiento de haber cambiado de ciudad. Solo que siempre hay un precio que se debe pagar. El mío fue no estar presente en momentos importantes para mis sobrinos, mis hermanas, mis papás…

Conocí al que hoy es mi marido a la semana de haber pisado tierras regiomontanas. Siempre sentí que compartíamos una afinidad intelectual (jajaja sí, ya se… la culturosa, no?). Él es una de las mejores personas que he conocido y afortunadamente me ama y yo lo amo. Con él he aprendido que importa mas sentir que razonar, que siempre será mejor que me mande a volar con una broma que comprarme la bronca y llegar a un punto de no retorno. Lo importante no son las cosas que él ha intentado que yo aprenda, lo importante son las cosas que me he atrevido a hacer con él.

En todo lo que va de esta década, en esta parte de mi vida adulta, mi mejor decisión, la más importante, ha sido elegir estar con él. Lo mejor es que él eligió lo mismo respecto a míJ.

Lo que mas deseo es que en la próxima década, nuestras vidas sean igual o mejor de felices como hasta ahora (me leo y no me aguanto de cursi aaasshhh). Quién sabe, quizá por fin hagamos caso y empiece a tomar mi ácido fólico pa la descendencia… (Claramente escucho ovaciones y gritos de alegría por parte de las dos familias y nuestros amigos más cercanos que ya les urge que tengamos prole… ya les dije a todos que llegado el momento se van a turnar para cuidarlos).

He aquí mi balance de vida 2000-2010.

Saluditos a todos.

1 comentario:

  1. me encantó esta entrada tan introspectiva y personal. Es lo que pasa con la entrada a los años nuevos, que nos da por hacer balance de nuestra vida, y sobre todo en este caso que hablamos de toda una década.
    Quién nos diría hace 10 años que estaríamos aquí, verdad?

    Mis mejores deseos para tí y tu marido en este nuevo año, que todas vuestras ilusiones se cumplan.

    ResponderEliminar